Zuckerberg cree que hay gente que no sabe para qué sirve Internet

27 febrero, 2014 Diseño Web 0 Comments

Según lo indicó en una conferencia el director de Facebook, “la conexión a Internet es un derecho humano”. Con estas premisas intenta reflotar su organización Internet.org.
Así empezó todo en el MWC 2014. En un estrado iluminado, con una enorme pantalla atrás, el que por el momento se denomina como uno de los empresarios de mayor influencia en el mercado de internet, Mark Zuckerberg sorprendió con una charla donde hizo hincapié en su proyecto de brindar conectividad de forma gratuita a todos.
Más de uno se habrá dicho alguna vez “¿por qué hay que pagar por Internet?”; quizás de esta manera Zuckerberg se planteó el armado de una organización a la que dio en llamar Internet.org y en donde está acompañado nada menos que de firmas como Ericsson, Samsung, Qualcomm, Mediatek, Nokia y Opera bajo el propósito de trabajar juntos para que “los dos tercios de la población mundial que no cuentan con acceso a Internet, lo tengan”.
Durante el evento que tiene cita en Barcelona, el geniecillo de las redes sociales reflotó la organización a pocos días de haber desembolsado nada menos que 19 mil millones dólares con la compra del servicio de mensajería instantánea más utilizado, WhatsApp, y luego de poner a prueba varias estrategias de comunicación dentro de su mundo de cara-libro.
Aseguró que “80% o más personas del mundo viven en lugares con cobertura 2G o 3G. La razón por la que no tienen Internet es porque no saben qué ganan con una conexión. Por qué debería gastar en eso”, y como plan de negocio confirmó que desde Internet.org se plantean “ofrecer servicios gratuitos que incentiven a las personas a usar la red”.
Con este objetivo, la organización tendrá como misión incorporar servicios de mensajería, motores de búsqueda y demás para transportar contenido, de manera de que los usuarios que no conocían los beneficios de una conexión, aprendan a usarla y se valgan de ellos. Desde su punto de vista los servicios que buscan “tienen algo en común: están basados en texto, así que consumen bajo ancho de banda, y la mayoría son portales hacia otros contenidos”.
Aunque el empresario asume que este propósito seguramente los haga perder dinero durante bastante tiempo, reconoce que a la larga podría verse ventajoso una vez que consigan que esa parte del mundo que está desconectada se una a la red y lo convierta en parte de su vida.