Patente de Eolas troll es invalidada de forma definitiva.

6 octubre, 2014 Tecnología

Eolas es el nombre de la empresa que llegó a ser famosa por ser uno de los mayores trolls de internet. Ésta afirmaba poseer una patente que la hacía dueña de la interactividad en internet, y con la ayuda de dicho documento y de muchos abogados la compañía se dedicaba a demandar a cualquiera que realizara algo interactivo en internet. Hoy, tras una larga apelación fueron definitivamente invalidadas las conflictivas patentes.
La historia de Eolas comienza en 1993 cuando Michael Doyle era el director de un laboratorio de computación en la Universidad de California en San Francisco. Él estuvo a cargo de un programa que permitía visualizar un embrión en Internet, y que luego calificó como el primer uso “interactivo” de la World Wide Web. En 1994, con el asesoramiento de abogados de la universidad creó su patente.
Con dicho papel creó la empresa Eolas, que nunca fabricó ningún producto, pero convirtió a Doyle en un hombre rico. En 1999, Eolas demandó a Microsoft porque Internet Explorer violaba su patente de características “interactivas” en la web, buscando USD$540 millones. El juicio terminó con un acuerdo en que la firma de Redmond pagó USD$100 millones, de los cuales USD$30 millones fueron a la Universidad de California y el resto a Doyle.
El caso hizo que la patente llamara la atención de varios organismos, que la denunciaron y provocaron que ésta fuera reexaminada por la oficina de patentes de Estados Unidos en 2003, sin embargo, no hubo cambios.
Según Doyle, todo sitio web que existe hoy le debería pagar prácticamente.
El negocio de “trollear” había crecido y la empresa demandó a Apple, eBay, Adobe, Google, Yahoo, Amazon, Blockbuster y otras compañías, buscando más de USD$600 millones. La mayoría llegó a un acuerdo para evitar el juicio y le pagaron a Eolas. Para fines de 2012, sólo Google, Yahoo y JC Penney se habían rehusado a cerrar un acuerdo.
El año pasado, Eolas fue llevado a juicio. Allí testificó el propio creador de la web, Berners-Lee, quien afirmó allí que la interactividad es una característica inherente de la web, y que no corresponde que esté patentada. Eolas perdió el juicio, pero la apelación interpuesta por la empresa troll alargó su vida hasta el día de hoy. Finalmente, hoy la web se encuentra libre de Eolas. Ver link The web’s longest nightmare ends: Eolas patents are dead on appeal(Ars Technica).